Skip to navigation Skip to content

Recomendaciones sobre la vacuna COVID-19 para las personas con esclerosis múltiple

Share

In this article
última actualización 21 de enero de 2021

Declaraciones generales de la Sociedad de Esclerosis Múltiple sobre la vacunación

La vacunación contra el COVID-19 es crucial para la seguridad pública y, en particular, de los más vulnerables entre nosotros. Póngase la vacuna apenas esté a su disposición. Si tiene esclerosis múltiple, visite nationalMSsociety.org/covid19 para informarse de lo último sobre las vacunas contra el COVID-19 y sobre la esclerosis múltiple.

Recomendaciones sobre la vacuna mRNA COVID-19 para las personas con esclerosis múltiple

Las personas con esclerosis múltiple desean informarse sobre la seguridad y eficacia de las vacunas contra el COVID-19 para estar tranquilas. En respuesta a esta inquietud, la Sociedad reunió a un grupo de investigadores y profesionales médicos expertos para que revisen los datos científicos disponibles y hagan recomendaciones en base a los hechos.

No sabemos cuántas de las personas que participaron en las pruebas clínicas de las vacunas tienen esclerosis múltiple. Por lo tanto, no hay datos sobre la seguridad y eficacia de las vacunas contra el COVID-19 en personas con esclerosis múltiple. Nuestra recomendación se basa en los datos obtenidos en la población general en los estudios clínicos de las vacunas y en estudios de otras vacunas en personas con esclerosis múltiple. Actualizaremos y detallaremos nuestras recomendaciones a medida que haya más información disponible de estudios científicos sobre las vacunas.

Esta guía sólo aplica para las vacunas mRNA aprobadas en los Estados Unidos, Pfizer BioNTech y Moderna. Como hay diferentes vacunas disponibles en otros países, esta guía puede no aplicar a aquellos que viven fuera de los Estados Unidos.

Las personas con esclerosis múltiple deben vacunarse contra el COVID-19

Los datos científicos nos han demostrado que las vacunas contra el COVID-19 son seguras y eficaces. Como con otras decisiones médicas, consulte con su profesional de salud sobre la decisión de vacunarse. La mayoría las personas con esclerosis múltiple remitente-recurrente y progresiva deben vacunarse. Los riesgos de la enfermedad COVID-19 son mayores que los riesgos potenciales de la vacuna. Además, aquellos que viven con dichas personas y sus allegados también deben ponerse la vacuna contra el COVID-19 cuando esté disponible para disminuir el impacto del virus.

Las personas mayores, hispanas y de raza negra, además de aquellas con esclerosis múltiple progresiva, un nivel mayor de discapacidad física o ciertas afecciones médicas (como diabetes, presión alta, obesidad, embarazo y enfermedades del corazón y los pulmones) están entre los grupos con más alto riesgo de hospitalización debido al COVID-19. Si su riesgo es alto, debe vacunarse apenas la vacuna esté a su disposición.
   
Estas vacunas contra el COVID-19 requieren dos dosis. Para que surta efecto, es necesario ponerse ambas dosis. Si usted ha tenido COVID-19 y se ha recuperado, también debe vacunarse. No se sabe durante cuánto tiempo será inmune a una segunda infección de COVID-19. 

Las vacunas contra el COVID-19 son seguras para las personas con esclerosis múltiple

Las vacunas no contienen el virus vivo y no causan la enfermedad del COVID-19. Es poco probable que las vacunas causen una recaída de esclerosis múltiple o empeoren los síntomas crónicos de la enfermedad. El riesgo de contraer el COVID-19 es mucho más alto que cualquier riesgo de una recaída de esclerosis múltiple debido a la vacuna.

Cualquier vacunas pueden tener efectos secundarios, incluso fiebre. La fiebre puede hacer que sus síntomas de esclerosis múltiple empeoren temporalmente, pero estos deben volver a los niveles previos cuando se vaya la fiebre. Incluso si usted tiene efectos secundarios, es importante que se ponga la segunda dosis de la vacuna para que sea eficaz.  

Las vacunas no son peligrosas en personas que toman medicamentos para la esclerosis múltiple

Continúe su tratamiento modificador de la enfermedad a no ser que su especialista médico en esclerosis múltiple le aconseje que lo detenga o postergue. Interrumpir ciertos tratamientos modificadores de la enfermedad puede producir un incremento considerable en discapacidad y nuevas lesiones que se pueden ver en las imágenes con resonancia magnética (MRI por su sigla en inglés). En base a los datos de estudios previos de otras vacunas y tratamientos modificadores de la enfermedad, vacunarse contra el COVID-19 durante dichos tratamientos es seguro. Ciertos tratamientos modificadores hacen que la vacuna sea menos eficaz pero, de todos modos, esta ofrecerá cierta protección. Si toma Kesimpta, Lemtrada, Mavenclad, Ocrevus o Rituxan, programe la vacuna conforme a la dosis del tratamiento modificador. Hable con su especialista en esclerosis múltiple para decidir el mejor momento para usted. Estamos formulando una lista de factores que los profesionales de salud deben tener en cuenta al tomar estas decisiones con usted.

Todos tenemos la responsabilidad personal de reducir el contagio durante la pandemia y eliminar el virus lo antes posible

La autorización de vacunas seguras y eficaces contra el COVID-19 hace que estemos más cerca del fin de esta pandemia. Además de vacunarse, el consenso científico es que ponerse mascarilla, guardar la distancia y lavarse las manos son las mejores maneras de disminuir el contagio del virus, y usted debe continuar haciéndolo incluso después de ponerse la vacuna contra el COVID-19.

Obtenga más información sobre vacunas seguras y eficaces contra el COVID-19 del Centro de Control y Prevención de Enfermedades.

Se consultó a las siguientes personas para formular esta recomendación

Neurólogos y expertos en esclerosis múltiple

  • Nancy Sicotte, MD, FAAN—Chair, National MS Society’s National Medical Advisory Committee, Cedars-Sinai Medical Center, USA
  • Brenda Banwell, MD— Chair of MS International Federation International Medical and Scientific Advisory Board (IMSB) – University of Pennsylvania, USA
  • Amit Bar-Or, MD, FRCPC— presidente de la Sociedad Internacional de Neuroinmunología - Universidad de Pensilvania, Estados Unidos
  • Jorge Correale, MD-- Raul Carrea Institute for Neurological Research, FLENI, Buenos Aires, Argentina
  • Anne Cross, MD, FAAN—Washington University and Secretary of Board of Governors of the Consortium of MS Centers, USA
  • Jaime Imitola, MD, FAAN—University of Connecticut, UConn Health, USA
  • Dorlan Kimbrough, MD—Duke University, USA
  • Avindra Nath, MD—National Institutes of Health/National Institutes of Neurological Disorders and Stroke, USA
  • Scott Newsome, DO, MSCS, FAAN, FANA—Johns Hopkins University and President of the Board of Governors of the Consortium of MS Centers, USA
  • Penny Smyth, MD, FRCPC—University of Alberta, Canada
  • Rachael Stacom, MS, ANP-BC, MSCN—Independence Care System, USA
     

Empleados de entidades asociadas de esclerosis múltiple

  • Julie Fiol, RN, MSCN—National MS Society, USA
  • Pamela Kanellis—MS Society of Canada
  • Julie Kelndorfer—MS Society of Canada
  • Hope Nearhood, MPH, PMP—National MS Society, USA
  • Leslie Ritter—National MS Society, USA

Esta guía está respaldada por el Consorcio de Centros de EM,  la Coalición de EM y otras organizaciones:

Recursos Adicionales

Pregúntale a un Experto en Esclerosis Múltiple (vídeo):

Share


© 2020 The National Multiple Sclerosis Society is a tax exempt 501(c)3 nonprofit organization. Its Identification Number (EIN) is 13-5661935.